LA BARRANQUILLERA QUE LE TUMBÓ EL EGO A DUQUE CON EL TÚNEL DE LA LÍNEA

MARLA GUTIERREZ FUE UNA DE LAS MILES DE COLOMBIANAS QUE PROTESTARON POR EL ACTO DE VANIDAD PRESIDENCIAL. ENCONTRÓ LA RUTA JURÍDICA PARA QUITAR LA PLACA CON SUS NOMBRES

Durante un siglo romper la Línea y cruzarla a través de un túnel era una obsesión. La Vuelta a Colombia en bicicleta convirtió este paso en el puerto más mítico del país. Hace casi veinte años, durante el primer periodo de la Seguridad Democrática, Álvaro Uribe Vélez había decidido inaugurarlo. Sin embargo la obra se estancó y como una maldición estuvo empantanada casi dos décadas. Problemas con el contratista Carlos Collins, quien demandó al Gobierno de Juan Manuel Santos por atraso en los pagos, hicieron la espera aún más larga.

El pasado 4 de septiembre la espera terminó. Acompañado de la plana mayor del gobierno, en medio de la pandemia, como se ve en esta foto:

Sin embargo una placa en su honor terminó siendo más importante que la histórica inauguración. En la placa se dejaba claro la importancia de su gobierno a la hora de la construcción y entrega de la obra. Fueron los miles los colombianos que expresaron su indignación a través de las redes sociales, pero solo Marla Gutierrez, una joven abogada barranquillera, decidió pasar a la acción de la Universidad Javeriana se puso a repasar la ley y encontró el Inciso Segundo del Decreto 2759 de 1997, que como lo dice en este video:

La placa del túnel de la línea se va. Acá les cuento lo que hicimos desde el Instituto de Pensamiento Liberal para lograr este fin.

En el decreto, firmado por el entonces presidente Ernesto Samper, se explica con claridad que se prohíbe “la colocación de placas o leyendas o de monumentos destinados a recordar la participación de los funcionarios en ejercicio, en la construcción de obras públicas, a menos que así lo disponga una ley del Congreso”. Marla es una destacada panelista en el programa el Andén de Blu Radio, además de formar parte de Las Juventudes Liberales de Cundinamarca. A mediados de septiembre elevó su petición para que fuera removida la placa en honor a Duque pero ni la Gobernación del Tolima, ni el Ministerio de Transporte, ni Presidencia, le hicieron caso. No bajó los brazos. La peleó con el Tribunal Administrativo del Atlántico quien decidió fallar, el pasado viernes 20 de noviembre a su favor y obligó al presidente Duque a quitar la placa en un plazo máximo de 30 días. Eso sí, gracias al propio Twitter de Marla nos enteramos de que Invías apeló el fallo:

Invias impugnó, esperamos que se confirme la providencia de primera instancia teniendo en cuenta que es un artículo que no se puede interpretar de otra forma.